Pilar Sordo: «La educación actual forma jóvenes emocionalmente analfabetos»

I hurried into Examtestview 200-125 dumps 70-697 Exam the local department store to grab1 some last 200-125 pdf minute Chirsmas gifts. I 70-697 Exam looked at all the people and grumbled2 to myself. I would be in here forever and I just 200-125 CCNA pdf had so much CCNA 200-125 ccna pdf to do. Chirsmas was beginning to become such 200-125 CCNA pdf a drag. I 200-125 CCNA pdf kinda wished that 70-697 Exam I could just sleep through Chirsmas. But I hurried 200-125 dumps the best I could through 200-125 dumps all the people to the 200-125 CCNA pdf toy department. Once again I kind of mumbled3 70-697 Exam 200-125 CCNA pdf 200-125 pdf to myself 70-697 Exam Dumps at the prices of all these toys, 200-125 dumps and wondered if the grandkids would Examtestview even 70-697 Exam Dumps play whit4 them. I found myself in the doll aisle5. Out of the corner of my eye I saw a 200-125 pdf little boy about CCNA 200-125 ccna pdf 5 holding a 70-697 Exam Dumps lovely doll.He kept touching6 her hair 200-125 dumps and he held 200-125 pdf 70-697 Exam 200-125 dumps 200-125 pdf her so gently. I could not seem to help myself. I just kept loking over at the little boy and wondered who the doll 200-125 CCNA pdf was for. I watched 70-697 Exam him turn to a woman and he 70-697 Exam called his aunt by name and said, «Are you sure I don’t have enough money?» 200-125 CCNA pdf She Examtestview replied a bit impatiently, «You know that 70-697 Exam Dumps you don’t 200-125 pdf have enough money for it.» The aunt told the little boy not to go Examtestview 70-697 Exam Dumps CCNA 200-125 ccna pdf anywhere that she 70-697 Exam had to go and get some other things and would be back in a few minutes. And then she left the aisle. The boy continued to hold the Examtestview CCNA 200-125 ccna pdf doll. After a bit I asked the boy who the doll was for. He said, «It is 70-697 Exam Dumps the doll my sister wanted so badly for Examtestview CCNA 200-125 ccna pdf Chirsmas. She 200-125 dumps 200-125 pdf just knew that Santa would bring it. «I told him that 70-697 Exam Dumps maybe Examtestview Santa was going to bring 200-125 CCNA pdf it . He said, «No, Santa can’t go where my sister is…. I have to give the doll to my Mama to take to CCNA 200-125 ccna pdf her. «I asked him CCNA 200-125 ccna pdf where his siter was. Examtestview He looked at me with the saddest eyes and said, «She was 70-697 Exam Dumps gone to be with Jesus.

My Daddy says that CCNA 200-125 ccna pdf 70-697 Exam Dumps Mamma is going to have to go be with 200-125 pdf her.» My heart nearly stopped beating. Then the boy looked at me again and said, Examtestview «I told my Daddy CCNA 200-125 ccna pdf to tell my Mama 200-125 pdf not Examtestview to go yet. I told 70-697 Exam him to tell her to wait till Examtestview I got back from 200-125 dumps the store.» Then he asked me if i wanted to see his picture. I told him I’d love to. He pulled out some picture he’d had Examtestview taken CCNA 200-125 ccna pdf at the front of the 70-697 Exam store. He said, 200-125 pdf «I want my 70-697 Exam Dumps Mama to take this with her 200-125 CCNA pdf so 200-125 dumps the dosen’t ever forget me. I love my Mama so very much and I wish she dind not have to leave me.But Daddy 200-125 CCNA pdf says she will need to be with my sister.» I saw that 70-697 Exam Dumps the little boy had lowered his head and had grown so 70-697 Exam qiuet. While he was not looking I 70-697 Exam reached into Examtestview my purse and 200-125 CCNA pdf pilled out a handful of bills. I asked the little boy, «Shall we count that miney one more time?» 70-697 Exam Dumps He grew excited and said, «Yes,I just 70-697 Exam Dumps know it has to 200-125 dumps Examtestview be enough.» So I slipped my money in with his and we began to count it . Of course it was plenty for the doll. He softly said, «Thank you 200-125 CCNA pdf Jesus for giving me enough money.» Then 200-125 pdf the boy said, Examtestview «I just asked Jesus to give me enough 200-125 pdf money to buy this doll so Mama can take it with her to give my sister. And he heard my prayer. I wanted to ask him give for enough to buy my Mama a 70-697 Exam white rose, but I didn’t ask 200-125 pdf him, but he gave me enough to buy the doll and a rose for my Mama. 200-125 CCNA pdf 70-697 Exam Dumps CCNA 200-125 ccna pdf She loves white rose so much. 70-697 Exam «In a few minutes the aunt 200-125 pdf came back 200-125 dumps and 200-125 dumps I wheeled my cart away. I 200-125 pdf could not keep from thinking 70-697 Exam about the little boy as I finished my 200-125 pdf shoppong 200-125 CCNA pdf in a ttally different spirit than when 200-125 dumps I had started. And I kept CCNA 200-125 ccna pdf remembering a story I had seen in the newspaper several days earlier about Examtestview a drunk driver hitting a car CCNA 200-125 ccna pdf and killing7 a little girl and the Mother was in CCNA 200-125 ccna pdf serious condition. 70-697 Exam Dumps The family 70-697 Exam Dumps 200-125 dumps was deciding on whether to remove the CCNA 200-125 ccna pdf life support. Now surely this 200-125 dumps little boy did not belong with that story.Two days later I read in 200-125 dumps the paper where the family had disconnected the life support and the young woman had died. I could CCNA 200-125 ccna pdf not forget the little boy and just kept wondering if the two were somehow connected. Later that day, I could not 200-125 CCNA pdf help 200-125 CCNA pdf myself and I went out and bought aome white roses and took them to the funeral home where the yough woman was .And there she was holding a lovely white rose, the beautiful doll, and 70-697 Exam the picture of the little boy in the store. I left there in tears, thier life changed forever. The love that little boy had for his little sisiter and his mother was overwhel. And in a split8 second a drunk driver had ripped9 the life of that little boy to pieces.

Los seres humanos manejan cada vez más información y se perfeccionan más a nivel profesional, pero, paradójicamente, se vuelven más ignorantes emocionalmente, al perder la conexión con ellos mismos. Esta terrible disociación puede generar angustia y desesperanza, pero es un escollo que fácilmente se puede superar si se utilizan las herramientas adecuadas. Para la psicóloga Pilar Sordo, educar para sentir es el único camino posible para formar a los seres humanos que el futuro necesita.

Durante los últimos treinta años el mundo ha sufrido muchas transformaciones en todos los ámbitos, incluyendo las demandas que las empresas y el mundo laboral tienen de sus trabajadores. Los empleadores buscan personas empáticas, solidarias, sensibles, sin prejuicios, que sepan trabajar en equipo y resolver conflictos. Pero ¿de dónde sale esta gente si la educación que estamos dándoles a nuestros niños no incorpora la estimulación de ninguna de las mal llamadas «habilidades blandas»?

Basada en su último libro Educar para sentir, la autora presenta su nueva conferencia «Educar para sentir, sentir para vivir» en la Ciudad de Buenos Aires, una mirada para entender la educación desde lo familiar hasta lo social.
La autora busca entender esta contradicción y, para ello, recorre en detalle todas las instancias educativas –formales e informales–, y analiza qué sucede con las emociones, cómo los seres humanos las van bloqueando tanto en la familia como en la escuela, la educación superior y el propio entorno laboral.

Educar con las emociones: una materia pendiente

Para la experta, a nivel del alumnado existe una sobrevaloración de lo cognitivo que ha ido en desmedro de la valoración de lo emocional en la educación (Monica Molina)

Gracias a la profundidad de sus conocimientos, su personalidad carismática y el éxito de charlas y libros en distintos países latinoamericanos, Pilar Sordo fue elegida como una de las cien mujeres líderes de Chile en los años 2006, 2007, 2010 y 2013, y forma parte del cuadro de honor de las veintiuna personas más influyentes en Chile.

La psicóloga y escritora chilena con una destacada y reconocida experiencia en el área de la psicología clínica, desarrolla su actividad prestando asesorías y realizando charlas en colegios, empresas, universidades, fundaciones, centros culturales o comunitarios, municipalidades e intendencias, tanto en Chile como en el resto del mundo. En paralelo a su actividad clínica, es creadora y presidenta de la Fundación Cáncer Vida, que ayuda a enfermos y familiares transitan por el camino de esta enfermedad.

-¿Cuál es a tu entender la situación actual de la educación en América Latina?
-Creo que la situación es pareja en los distintos países de Latinoamérica: hay una crisis en la educación pública, es decir una crisis de calidad, de selección, de recursos, y de preocupación por el sistema. Ni hablar de la desautorización masiva del rol del profesor, principalmente en la parte Centro y Sur. El desprestigio y la descalificación de las familias hasta de las instituciones hacia el profesor hace que sea una tarea muy difícil de hacer. No solo por los sueldos bajos, sino por los tratos que reciben.

“En las instituciones educativas, a nivel del alumnado existe una sobrevaloración de lo cognitivo”
Para la experta, en las instituciones educativas, a nivel del alumnado existe una sobrevaloración de lo cognitivo que ha ido en desmedro de la valoración de lo emocional.»Por tratar de formar gente que habla inglés nos olvidamos de formar buenas personas. La educación actual forma jóvenes emocionalmente analfabetos, sin habilidades transversales o emocionales. Estamos en una sociedad que lo mide todo y que ha dejado de medir qué sucede con eso», aseguró.

Para Sordo, la expresión de las emociones es clave en el desarrollo de cualquier ser humano que vaya a desempeñarse en el mundo de hoy y del futuro. Según advierte la experta, existen cuatro emociones básicas que el ser humano debiera saber reconocer en el cuerpo, expresar y registrar todos los días y en los demás: la rabia, la pena, el miedo y la alegría.

A menudo, reírse mucho es visto como un signo de inmadurez, liviandad, de ser poco inteligente, poco culto y poco serio, además de poco creíble. «Desde los cuatro años en promedio ya no nos podemos reír y es asombroso cómo nuestros niños nos ven y nos escuchan reírnos a carcajadas cada vez menos». La alegría y la risa son sancionadas como un signo de inmadurez y de poca cultura o educación; en términos psicológicos es casi una falla en el control de impulsos.

A menudo, reírse mucho es visto como un signo de inmadurez, liviandad, de ser poco inteligente, poco culto y poco serio, además de poco creíble (Gety Images)
La rabia se expresa de manera diferente según los géneros. «Cuando lo masculino – explicó-, que no es lo mismo que los hombres, expresa la rabia, socialmente lo reforzamos como un signo de masculinidad y de carácter o personalidad; en cambio, cuando lo expresa lo femenino, se asume como una especie de alteración neurótica».

“Las competencias personales o también llamadas habilidades blandas deberían ser las más importantes a la hora de educar. El mundo laboral exige las habilidades técnicas en sus trabajadores pero les reclama no contar con las blandas”.

Cuando las emociones no se expresan en forma sana y oportuna, la angustia tiende a expresarse como una manifestación de algo que que está trabado. Para la experta, resulta difícil pensar que existiendo tantos problemas en la expresión de las emociones el desarrollo de las habilidades que los seres humanos debemos aprender para activar nuestras competencias personales se produzca de forma fluida y fácil.
La familia como agente educador de las emociones

“La escuela va a ser el segundo hogar cuando la familia vuelva a ser la primera escuela” (Getty)
En una sociedad en constante evolución las estadísticas son alarmantes: la soledad, la baja autoestima, y la adicción a los celulares son una llamada de atención para cada padre, educador y responsable de las generaciones futuras.
Sordo asegura que se estableció en la sociedad una percepción errónea de la autoridad donde aplicar reglas claras pareciera que está ligado a ser rígido. Los niños necesitan límites amorosos y es allí donde se dará el encuadre necesario para empezar a educar.
«Los padres deberían proponerse como objetivo desarrollar la generosidad, la bondad, la paciencia, la tolerancia y el esfuerzo en sus hijos. Y la realidad es que no son contenidos que estén conscientes en la paternidad actual porque existen otros temas que están como primordiales. Para el resto, pareciera que debieran educarse solos», advirtió.
El rol de la tecnología y los dispositivos móviles

“La educación se suplanta por dispositivos que anulan la interacción con el otro y son innecesarios”
La experta sostiene que todo aquello utilizado por los más chicos que implique pantallas es «un distractor de la educación». Para los padres es como tener una niñera las 24 horas del día. Se despreocupan porque sus hijos están entretenidos, pero se olvidan de que de esa manera se pierden en su búsqueda de la creatividad.

«Es una tragedia que desde su rol de padres no prohíban los artefactos celulares en diferentes instancias para que los niños se nutran de otros tipos de experiencia. La educación se suplanta por dispositivos que anulan la interacción con el otro y son innecesarios», afirmó.

-¿Cómo padres o educadores cómo podemos educar emocionalmente a nuestros hijos?

-Para educar como padres primero hay que desarrollar conciencia educativa, es decir, entender que se está formando un ser humano que necesita consolidar ciertas conductas que lo lleven a ser buena persona. Para eso, los modelos comienzan en los hogares: es necesario expresar emociones en la casa, hablar con los niños acerca de las cosas que les provocan pena, rabia y alegría. Es fundamental generar el hábito de la conversación en el ámbito de la familia.

En las aulas, recomiendo la práctica de los 5 minutos. Antes de comenzar con los contenidos teóricos, que los niños puedan conversar, preguntar y también contar sus propias experiencias personales ayuda mucho. Debería convertirse en una política de escuela poder expresar las emociones. Así, el conocimiento se sembrará en un lugar limpio por haberse expresado.

Para concluir, la especialista aseguró que existen dos fuerzas que en la educación pelean constantemente. En primer lugar, la supremacía de lo cognitivo y, en segundo se encuentran quienes valoran la posibilidad de expresar y amar lo hacen, de buscar vocación. De «llenar el corazón y no el bolsillo, porque el bolsillo se llena cuando se llena el corazón».